PREMIO INTERNACIONAL A MODELO DE EDUCACIÓN PARA LA PAZ EN LAS MONTAÑAS DE COLOMBIA

173

Un combustible para la guerra ha sido la falta de oportunidades en la “Colombia profunda” como se llama ahora a ese medio país que ha tenido una presencia precaria del Estado y ha carecido de condiciones para su desarrollo. Ahora, que los acuerdos de paz, nos obligan a volver la mirada hacia estos territorios para brindarles los servicios sociales a los que tienen derecho, la pregunta clave es “y cómo ?!”…

Cómo ofrecer educación a los hijos de las familias campesinas sin que tengan que emigrar a las ciudades. Una educación que les muestre el mundo globalizado y al mismo tiempo les brinde competencias para trabajar el campo. Una educación que se adapte a los ritmos de las siembras y las cosechas. En fin una educación que los haga sentir orgullosos de ser campesinos y los habilite para ser ciudadanos activos, pues la respuesta ya está andando en las montañas del Cauca donde opera un modelo adaptado de la Europa de la post-guerra, que cuenta con la aprobación del Ministerio de Educación Nacional para ofrecer educación en Básica Secundaria y Media Técnica y cuyos buenos resultados han sido probados por varios años.

A través de la estrategia de la “alternancia” los chicos pueden combinar el estudio y la vida en sus hogares, en un ciclo de teoría-práctica que hace del aprendizaje un proceso natural y atractivo. Entre semana viven cómodamente en los ITAF (así llama la Fundación Smurfit Kappa estos centros educativos que impulsa desde hace 25 años) y el fin de semana vuelven a sus hogares donde hacen vida de familia y practican lo aprendido, en ciclos que se adaptan a los ritmos de la vida rural.

En estos centros utilizan currículos por competencias laborales para fortalecer los conocimientos teórico-prácticos de estudiantes y comunidades. Gracias a este modelo se evita la deserción, se genera arraigo a la tierra, se transfiere tecnología a los productores de la vecindad y se dinamiza la economía de la zona con actividades lícitas, rentables y sostenibles, en una dinámica de Desarrollo Integral del Territorio.

Así lo reconoció el Foro Internacional de RedEamerica realizado recientemente en Córdoba, Argentina el cual premió este modelo como experiencia innovadora para Colombia y América Latina en general.

Los ITAF tienen la respuesta con una Educación para la Paz y el Desarrollo en el Campo Colombiano !!!